CLIMA DE CANARIAS- PÀRTICULARIDADES

EL CLIMA

El clima de Canarias

Canarias  se encuentra ubicada en una zona entre dos dominios climáticos, el de la zona templada o zona de circulación del Oeste y el de la zona subtropical, por tanto, recibe las influencias meteorológicas y climatológicas de ambas zonas.

Tenerife  es conocida  internacionalmente como la isla de la eterna  primavera.  Su situación  geográfica, en una franja  imaginaria que rodea el planeta  y en  la que están  ubicados algunos de los puntos turísticos más privilegiados  del mundo, hace  que esta  especie   de eslogan  no se aleje de la realidad constatable.

clima

A  esta  bondad climática  contribuyen  los vientos  dominantes  (los alisios),  la propia orografía y la corriente  marina de Canarias beneficia  y es responsable  de que las aguas de las costas  y playas tinerfeñas gocen siempre  de unas magníficas temperaturas,  a veces  por encima  de las medioambientales.

En general, el clima  de la isla es  muy suave, templado y moderado  en cualquier  época del año. No hay temporadas   de frío intenso  ni de calor  asfixiante. Las temperaturas   medias  oscilan  entre  los 17 y 18 grados del invierno  hasta  los 28 o 30 del verano. Son éstos  valores  relativos  y muy generales, aplicables sobre  todo, a las zonas   costeras  donde están  situadas  las localidades  y complejos turísticos.

En Tenerife  hay una  enorme  variedad   paisajística.  Eso   implica  también  una multitud de microclimas que constituyen  uno de los aspectos   sorprendentes   y atractivos de la isla.

El mayor contraste se  produce   durante   alguno   de los meses  de inviemo,  en los que  es posible  gozar del sol y de  la playa  en cualquier  punto  del litoral  tinerfeño,  mientras   se contempla,  en lo alto,  a muy pocos  kilómetros   en línea  recta, la  silueta   blanca,  completamente nevada, del pico del Teide. Todos los años nieva en las Cañadas  y sus  alrededores   (a unos dos mil metros   de altitud) en cantidades  considerables.

Hay otros  muchos  contrastes   climáticos.  Santa  Cruz de Tenerife es una ciudad que goza de un clima habitualmente  cálido  durante todo el año.

En invierno,  si viaja  desde  la capital  hasta  el centro  de la laguna;  la ciudad  universitaria   de la isla, conviene  llevar alguna  ropa  de abrigo  porque  en apenas  una decena  de kilómetros  puede bajar  considerablemente  la temperatura  e incluso encontrarse  con un tiempo  lluvioso.

El Norte y el Sur de la isla tienen también distintas  características  climáticas.  Hay más horas de sol al año en el Sur y más  humedad y pluviosidad en el Norte (de ahí la diferencia  de paisajes  y tonalidades) pero  ambos climas son ideales y cubren todo tipo de gustos.

En realidad, los médicos  europeos   del siglo XIX  (ingleses y holandeses   principalmente);  ya recomendaban a sus clientes el Norte-de Tenerife  como  lugar   idóneo   para la cura natural  de algunos  males relacionados   con los achaques   de la edad  y del aparato circulatorio.

 

¡Comparte este contenido!